viernes, 13 de octubre de 2017

Cristina Moreno y Maria José Martinez: A reducir los daños de Las Cabezadas

El petardazo de Las Cabezadas pesa ya sobre las cuentas municipales. 14 millones de euros en total.  5 millones más que la reclamación original producidos por las tácticas dilatorias del Partido Popular y Partido Socialista llevadas a cabo para que el fin de la música judicial les pillara sin silla, al revés que en el juego infantil, o al mando de la Institución. Tanto da por que el pagano final es, como siempre, el ciudadano de Aranjuez y ninguna de las dos formaciones que  intervinieron y colaboraron en el fiasco.

El excalde de Aranjuez, José María Cepeda (PP) convocó el concurso para el desarrollo de más de 2,5 millones de metros cuadrados de Las Cabezadas. Jesús Dionisio Ballesteros (PSOE) adjudicó  este proyecto depredador y cerró los ojos ante su transferencia a 'Las Cabezadas de Aranjuez', una empresa de fortuna  con 3.000 euros de capital social fundada para ejecutar un proyecto de 400 millones de euros que dio con su estructura en los juzgados liquidadores al cabo del tiempo. Y a la vista de las publicaciones oficiales es una empresa imposible tratar de negar su realidad.

Ambos partidos mayoritarios deben afrontar ahora una situación complicada sin salidas fáciles en su presentación ante la opinión pública. El Partido Popular esta mediatizado por la conexión directa de su actual portavoz con esos años de saqueo generalizado en toda la Comunidad de Madrid y elige la postura del Tancredo: en perfil para ofrecer al adversario menos blanco y matizando el silencio para que las futuras sentencias no le obliguen a comerse sus palabras. Bien distinta es la situación del PSOE: no puede gestionar la silla que ha birlado al Partido Popular, desmontar los argumentos de la sentencia del Tribunal Supremo, pactar salidas airosas con los coligados en la gestión, municipal,  proteger los recursos públicos y todo al tiempo. No puede. Solo tiene ante él soluciones difíciles por su misma naturaleza e incompatibles y antagónicas entre si.



Proporciona una explicación balbuceante; compleja; difícil de entender con la razón, - argumenta que no somos nosotros que fue el PP pero, ojo, el de la Comunidad de Madrid-  para acotar y reducir sus  daños y salvar a la única cabeza de cartel electoral de que dispone. Tiene la misma necesidad de romper su cordón umbilical con los responsables directos del fiasco y que apremia a Cristina Moreno. Pero tiene muchas dificultades. Sus coligados van a inquietarse si deja pasar el tiempo sin despejar dudas. Temen que les salpiquen las aguas del albañal abierto por el Tribunal Supremo. Y llegado a este punto, Moreno tiene un gobierno en una minoría ultra-plural de facto que no podría salvarl ni con todas las artes de Margarita Xirgu. No puede afrontar otra dimisiòn simulada y en diferido con mas conflictos, mas campañas en Twiter y a través de las redes dóciles, o más proclamas sobre el advenimiento de la derecha. Todo  agotó su efectividad  comunicativa en su última escaramuza. Además, llegan las primarias y los pedrosánchez están vigilantes. Reclaman su parte y no terminan de creer la rotunda conversión de la catecúmena y conversa a la fe verdadera.

La corte y el coro de Cristina Moreno elige desmontar a Dionisio Ballesteros desconociéndole toda relación con el PSOE, - ese señor por el cual usted pregunta,  es una afirmación posible a toda formación política en dificultades-. Quieren desligar sus iniciativa de todo apoyo de partido y toda relación con Cristina Moreno. Será el pagano de todo los males pasados presentes y futuros para que  Moreno salve sus muebles limpia de polvo, paja y responsabilidad. Las locales están cerca. Hay poco margen de maniobra, acuciada por el Ministerio de Hacienda, perseguida por las sentencias laborales que recibe cada día de los organos judiciales y desnortada por la gestión de la deuda de 200 millones de euros.

Pero los 'comunicólogos' del PSOE  están obligados a persistir en acotar riesgos y responsabilidades. Saben que esta aventura no tiene final feliz sin escenificar una  ruptura tácita y rotunda con las políticas que nos han traído hasta aquí o eligiendo otro cartel electoral.  Pero conocen que todo conlleva mayores riesgos que beneficios. Abriría el foco del escrutinio público sobre las irregularidades de la gestión en SAVIA, a la gestión de ADESA, a las contrataciones con OBRUM o a la tolerancia con los manejos delincuentes de Serrano Soldado, jefe de gabinete de Dionisio Ballestero y, al mismo tiempo, hombre de paja y apoyo de David Marjaliza y Francisco Granados en Aranjuez. 

Además, esa estrategia cuestiona la supervivencia política del propio grupo socialista para quién la trayectoria personal y política de Cristina Moreno ofrece obstáculos insalvables. Comenzó su andadura política de la mano de Dionisio Ballesteros, rescatada de su trabajo en un grupo de desarrollo local  financiado con Fondos Leader en la comarca de Ocaña. Alcanzó la  Delegación de Juventud, la de Deportes y la de Hacienda ante un déficit de banquillo político rotundo. Desde esas responsabilidades fue protagonista, impulsora y ejecutora de las políticas de Dionisio Ballestero. Su primera  acción relevante, en términos informativos, la constituyo el anuncio del primer Plan de Ajuste de 2004 que “iba a dejar el Ayuntamiento a cero” y hasta hoy. Su participación  en las relaciones con las empresas públicas y en las adjudicaciones municipales la conectan con un período oscuro de la Hacienda Local de Aranjuez en un camino transitado que no casa y se salda con la simple constatación de que Cristina Moreno solo pasaba por allí. Al fín y al cabo es quién ha logrado la silla tras finalizar los compases de la partitura que ha compuesto en parte.



jueves, 5 de octubre de 2017

El Pleno Municipal subroga a los presupuestos locales cerca de 18 millones de euros impagados por SAVIA

La Sociedad Local de Suelo y Vivienda (SAVIA) aumentará su carga sobre los recursos públicos en 18 millones de euros. La propuesta fue formulada por el Partido Socialista Obrero Español y apoyada por sus coligados en la gestión institucional. La cantidad se amortizará en un plazo de 28 años y, en términos contables, supondrá una ayuda gratuita a Liberbank para limpiar sus balances contaminados por pasivos inmobiliarios y facilitar la búsqueda de socios futuros en una absorción bancaria. Para las arcas municipales supondrá poco más o menos que la bajada de 4 décimas de punto porcentual en la carga de intereses y el aumento de la deuda municipal para los vecinos.

Se trata de una practica de “socialización de perdidas” que avaló la legislación estatal del Partido Popular para aquel famoso “préstamo europeo en buenísimas condiciones”. Lo novedoso aquí es que se realiza en términos locales, con la aportación imprescindible, condicionada o no, de las formaciones de Aranjuez nacidas para oponerse a estas prácticas y avalando la negativa al ciudadano de cualquier dato público. Ningún instrumento informativo digital detalla la cuantía de esta operación, ni sus repercusiones sobre las economías familiares. Ni cifras, ni proposiciones ni permisos necesarios. Nada de nada puede conocerse a través de la página web o de las actas plenarias. Menos aún de estas últimas que, sencillamente, no existen. Que no cunda el asombro. Quienes presentan, deciden y llevan a cabo este acuerdo son, en su gran mayoría y al mismo tiempo, miembros del Consejo de Administración de SAVIA, Liquidadores Judiciales, concejales del Pleno Municipal y  deudores de un banco en dificultades. ¿Cabe mayor confusión de intereses?, ¿Cabe mayor identidad?



Con ser importante la decisión trae a primer plano la forma en que se satisfacen los derechos ciudadanos a recibir información. Conecta a sus protagonistas con las prácticas de ayer mismo del gobierno del Partido Popular y muestra que la similitud entre ambas formaciones es grande. De lo que va este asunto, dejando la margen las implicaciones legales futuras de esta decisión plenaria, es sobre la negación institucional de los derechos ciudadanos. Del uso abusivo e inmotivado del término transparencia y de las pasadas continuas por los arcos de triunfo respectivos de cualquier norma legal asociada a ese sustantivo. Nadie debería tener que hacer esfuerzos titánicos para acceder a la información institucional que le afecta. Ninguna Institución debería coartar ese derechos mediante subterfugios y estratagemas dilatorias, más aún si convoca continuamente a la participación, a la asociación, a la transparencia. 





Se puede comprender que esta practica la necesite con urgencia un gobierno local conectado con la gestión desastrosa que sepultó a SAVIA o el oculta-miento al escrutinio legal y ciudadano de su primer y decisivo período de actividad mercantil emparentado con empresas y grupos de la trama Púnica. Pero es incomprensible el apoyo que unos grupos que nacieron para oponerse a esa forma de concebir la política local prestan a esta táctica falsaria. Tampoco puede comprenderse el apuntalamiento que hacen del hurto de la información al ciudadano o el beneplácito con el que acogen la grotesca comunicación municipal en la que, contra toda lógica, SAVIA sigue funcionando a toda pastilla, sigue promoviendo viviendas y sigue informando de listas de espera a despecho de todo enunciado de la Ley de Sociedades. Pues de eso va el asunto. De derechos ciudadanos por un lado o de ineptitud o frivolidad por el otro. Como si hubieran resucitado a Berlanga.

Para informarse más.
1.- Expedientes de préstamo de SAVIA

martes, 19 de septiembre de 2017

Jugando a la ruleta rusa

No se le puede negar al Ayuntamiento de Aranjuez y a Cristina Moreno su gran experiencia en la adhesión a los planes de ajuste. La entonces concejala de Hacienda, economista de formación,  preparó el primero de los grandes, el fetén, aquél que inauguró la cadena de asistencias económicas ministeriales que sufrimos hoy y que fue dando tumbos de la mano de varios alcaldes hasta retornar a su primera autora, hoy alcaldesa de Aranjuez, en un contexto definitivamente peor al de la primera intervención del Ministerio de Hacienda. Lo que viene a ser el “Bota y rebota y en tu cara explota” de la cancioncilla infantil.

Los auditores de la Cámara de Cuentas de Madrid en un informe de 2012 y en un capitulo dedicado íntegramente al ajuste municipal señalaron sus fracasos rotundos. Su incapacidad para enmendar el rumbo institucional hacia la quiebral. Sobre el papel parecían perfectos, tal y como el desarrollado en la actualidad por Cristina Moreno y sus coligados en el gobierno. Pero señalaron varios detalles no reseñados: Existía un engorde artificial de los ingresos y una disminución no menos artificial de los gastos. Carecía de medidas de contención alguna y era “una muestra de audacia en las previsiones con una incorrecta elaboración del Plan”



Como el actual que regirá los servicios públicos de los próximos 20 años, por poner un límite temporal a esta miseria que solo se transformará en penuria después de ese tiempo, las desviaciones fueron terribles; incompatibles con un recto proceder profesional de los técnicos elaboradores y de los representantes públicos que lo encargaron o dieron el visto bueno. En impuestos directos, indirectos, tasas, (que ya habían sufrido un incremento del 10 %), lo recaudado descendió hasta un 80 % sobre las previsiones. Los ingresos patrimoniales, (específicamente los procedentes de SAVIA) no alcanzaron el 50 % de lo inicial. Volvió a implantarse la Tasa de Basura y los gastos financieros subieron hasta el 487 % en tan solo 6 años. Aumentó el período de morosidad junto al impago de servicios básicos y los remanentes de Tesorería llegaron a los 24 millones de € negativos ¿Les es familiar el panorama?



Aquellas circunstancias y sus soluciones vuelven a repetirse en la actualidad. Cristina Moreno ha repetido incluso las mismas palabras que entonces a los medios de comunicación: “Esperamos que todas estas medidas surtan efecto y que el Ayuntamiento esté saneado en breve". Pero no nos engañemos. No cabe posibilidad alguna de que el empleo de las mismas técnicas de ingeniería financiera y opacidad  produzcan resultados distintos después de 2019, fecha en la que regirán las proyecciones presupuestarias del Plan de Ajuste 2016 de manera plena. La jodida economía es así. 2 y 2 son siempre 4. Llegado ese momento, alguien distinto de los gestores actuales, que no tendrán responsabilidad alguna para entonces, deberá apretar el gatillo de esta ruleta rusa económica que Cristina Moreno y sus coligados están cargando de manera tan meticulosa. Pero el impacto lo sufrirá el empleo público, los servicios municipales y, por extensión, las familias de Aranjuez. Buena suerte.

jueves, 14 de septiembre de 2017

El Ministerio de Hacienda ajusta los presupuestos municipales de Aranjuez

La Secretaría General de Financiación Local y Autonómica condicionó la aprobación del Presupuesto de 2017 al cumplimiento de 17 condiciones exigentes en materia de gastos e ingresos que limitarán este ejercicio y los próximos. Se unen a otras 59 más aplicables a la Hacienda Local y contenidas en las disposiciones estatales contra la morosidad municipal. La comunicación está firmada por la Secretaria General, Belén Navarro Heras, que supervisa de esta forma el proyecto presupuestario 2017. El documento no puede encontrarse en la web municipal del Ayuntamiento de Aranjuez al igual que sucede con las informaciones del Plan de Ajuste Municipal y al reciente acuerdo tripartito para la adhesión municipal.

Es relevante la insistencia del organismos estatal en emplear la denominación de Plan de Ajuste en vez de los eufemismos acostumbrados de los grupos políticos coligados al gobierno local. Pero las líneas ministeriales reiteran el conjunto de recortes presupuestarios e incrementos de ingresos necesarios  para hacer frente a la deuda municipal, estimada en 198 millones de euros para 2018. Es decir: ajuste e intervención que limita la autonomía local y nada nuevo que no hayan sufrido otros municipios en la misma situación. Otros entes públicos locales como: Aranjuez Desarrollo y Empleo, Aranjuez Paisaje Natural y la Sociedad Local de Suelo y Vivienda tendrán que someterse a los dictados de esta intervención ministerial que exige, también, la justificación administrativa de la disolución de las sociedades mercantiles de capital público de Aranjuez con urgencia.


Con un período medio de morosidad de  426 días y periodo medio de pago pendiente de 699 días, los gastos municipales estarán subordinados al pago de la deuda viva y de proveedores si cualquier desequilibrio económico pusiera sobre la mesa esta elección terrible para la plantilla laboral. En materia impositiva, el documento aunque aplicable a las cuentas de 2017, elaboradas con 10 meses de retraso sobre las fechas habituales,  avanza el marco economico para las del próximo año y siguientes. Viene a decir que alto a las inflaciones del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI); de Impuesto sobre Vehículos (IVTM) e Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que deberán referirse a censos reales y siempre bajo el criterio de Caja y no a las expectativas de cobro. 

Aunque lo más relevante es la aplicación de las medidas generales de ajuste en un plan que ajusta y no dinamiza. Durante 4 años, las tasas y precios públicos no referidos a los servicios esenciales deberán recaudar su coste real en una escalada que los llevará  a incrementos anuales del 25 por ciento hasta el 100 % de su coste, consolidando esta cantidad sin posibilidad de disminución alguna durante los 20 años de duración del plan. 

Del mismo modo, el Ministerio exige la participación autonómica real de aquellos servicios que se  sostienen mediante conciertos o convenios de colaboración, aunque deja abierta la puerta de la duda. Finalmente, entre otras afirmaciones pone el dedo en la llaga de las bonificaciones e incrementos impositivos y dice: “Solo se podrán aprobar medidas que determinen un incremento del importe global de cada tributo y solo se admitirán las  bonificaciones fiscales establecidas por las leyes estatales”. No se puede ser más claro para nuestra mala suerte.

Después de la lectura, me queda claro que Aranjuez es un Ayuntamiento intervenido. Fuertemente intervenido pese a las opiniones alternantes, unas veces afirmándolo, otras negándolo, según se fuese oposición o gobierno. Tras esta notificación, que debe formar parte de la documentación presupuestaria, y a la que debería suponerse la suficiente importancia como para ser pública, no hay duda posible. Una intervención pura que desmonta todos nuestros estereotipos sobre la llegada de los hombres de gris. Están ya con todos nosotros. 

Veamos: el Ministerio establece las cuentas presupuestarias, avisa de las consecuencias, advierte de medidas que, en caso de incumplimiento, pueden ser discreccionales y constituirse en extraordinarias y permanentes. Establece dos alertas: la revisión telemática del Presupuesto y un sistema de informe trimestrales del Ayuntamiento para facilitar su control. Puede llamarse como se quiera. Ferdinand Saussure todo lo soporta, pero para mí y solo para mí, si lo llaman Plan de Ajuste, lo enuncian como Plan de Ajuste y contabilizan como un Plan de Ajuste, igual es un Plan de Ajuste. Aunque sí: podemos disentir en sus consecuencias futuras sobre el vecindario. Buena suerte.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Deuda local: nueve dígitos irrelevantes

Una cifra no es nada. Solo una sucesión de dígitos sin notoriedad. 198.291.000 es una vacuidad, una irrelevancia. Si la concretamos con el sustantivo euros adquiere la entidad más seria de un indicador económico. 198.291.000 € es el total de la deuda municipal exigida por el Ministerio de Hacienda a los ciudadanos de Aranjuez a quienes les ha ajustado las cuentas de otros vía acuerdo  con su Ayuntamiento en los próximos días. Pero los 9 dígitos no adquieren su auténtica dimensión si no están en relación con el contexto que los provoca, la capacidad de pago de ese pasivo que tengan los deudores y su potencial recepción de ingresos. Para Georges Soros es una minucia benéfica desgravable, para las 57.000 personas que deben sufragarla imaginariamente a escote será una auténtica catástrofe económica. 

La deuda total, de la que 100 millones de euros es deuda contraída con las entidades bancarias, representa el 16 % del total del Producto Interior Bruto Local establecido para 2015 por el Instituto Estadístico de Madrid. Viene a significar que 16 de cada 100 euros de riqueza producida en Aranjuez paga la deuda local. Es, también, casi el 50 % del PIB  del sector Industrial de Aranjuez en ese mismo año y el triple de toda la riqueza producida por su sector de la Construcción. No parece la bagatela que la chacota institucional desdeña. Seamos sinceros. Hay días que ni ustedes ni yo los ganamos.


Ahí van otros parámetros de contexto. La Renta Disponible de nuestra ciudad es la cantidad total que les queda a las familias para afrontar las dificultades diarias una vez cumplidas sus obligaciones tributarias y fiscales. 833 millones de euros totales, siempre según la misma fuente estadística, con los que se compran vestidos, alimentación, sanidad, vivienda, cesta de la compra, ocio, etc. No es una cantidad excesiva ¿verdad? Si consideramos que casi 4 de cada 100 euros, un 23   %  concreto, es deuda local institucional pura y dura no parece quedar mucho de la savia que alimenta el circuito económico. 



La deuda , que comenzó a acumularse e incrementarse desde 2007 y que, tras diversos avatares sucedidos a lo largo de la gestión del Partido Popular y el Partido Socialista, alcanza hoy esa astronómica proporción con respecto a las magnitudes económicas locales. Es una cifra gravosa para las 4.327 personas inscritas en las listas del desempleo el pasado mes de Agosto, para los desalentados sin subsidio en la búsqueda de empleo o para  los 8300 pensionistas con ingresos medios de 1.100 euros de la ciudad. Para ellos será mas gravosa aún que  para el resto de la población. Lo inadmisible: que nadie conozca su origen, su evolución, quién, cómo, cuando y donde se gastó esa cuantía que parece fruto de la generación espontánea. ¿Causa asombro?

Matizada la situación de los hogares que, en su gran mayoría depende de la entrada de un solo salario cuando existe, de un subsidio de desempleo si cumplen sus rigurosas condiciones, de una mísero trabajo en negro o de una sola pensión, contributiva o no contributiva, afrontar la deuda local será terrible. Cada uno de los 57.932 habitantes de Aranjuez se levantará cada día de 2018 con un pasivo de entrada de 3.423 euros por barba. Deberán esa cantidad,  tanto si quieren como si no. Para las familias, una cualquiera de cuatro miembros modélica y ejemplar que subsista con un solo ingreso, la situación tendrá un mayor impacto. No todos los estados económicos se describen con el modelo del pollo asado por cabeza. Ya saben: multipliquen los miembros familiarespor la Deuda Per Capita y precisen la única fuente de subsistencia que tengan. Para entonces, muchos el pollo ni lo habrán probado. Buena suerte.

jueves, 7 de septiembre de 2017

La sombra sobre la sombra de un plan

Sobre las reuniones entre Aranjuez Ahora y el PSOE local planeo desde el primer momento la sombra de los hipotéticos causantes del desastre sin paliativos que supondrá la absorción de la empresa municipal SAVIA: los ex-alcaldes Jesús Dionisio Ballesteros y María José Martínez de la Fuente y sus respectivos apoderados en la sociedad mercantil quebrada: Diego Martínez Cerón y José María Puente Barral. El PSOE se lleva la partida de mús que entabló desde el principio de la legislatura con Aranjuez Ahora e InPAR y ha logrado, empleando a fondo sus redes clientelares, el insulto organizado en las redeSSociales y la presión de sus cohortes mafiosas, que la primera fuese rebajando su tono político hasta llegar a la aceptación absoluta de la absorción de SAVIA sin contrapartida. Tiene ahora fuego de apoyo para mantener la impunidad de los gestores de la empresa pública en la que, según un informe de la auditora AUREN, se cometieron “presuntos delitos societarios”.



Aranjuez Ahora llega a la antesala de la corresponsabilidad en el gobierno local a trancas y barrancas 48 horas después de haber anunciado posiciones opuestas y antagónicas y en el mismo día en que se ha conocido la reclamación judicial de CESPA, sea quien sea el responsable del desaguisado. La demanda de la concesionaria eleva el importe inicial de 17 millones de euros, ya reconocida por los jueces, hasta los 20 millones de euros en una nueva vuelta de tuerca que suma los intereses producidos por la inacción de Cristina Moreno en estos años. Mal momento táctico para Aranjuez Ahora que revela la enormidad del trágala impuesto por Podemos-Madrid y el PSOE local. Tanto esta nueva reclamación como la próxima publicación de la registrada en el caso de 'Las Cabezadas' añadirán un nuevo escollo económico que podría necesitar de un nuevo ajuste según los términos de las normas legales del Ministerio. Mal momento para llegar, -pero es que ¿ha habido un buen momento en los 20 años últimos?- y mal momento para ganar si es que lo de Aranjuez Aranjuez puede llamarse triunfo.

No hay saldo positivo en la cobertura  a la impunidad que ha ofrecido al PSOE o arrancado este en el caso SAVIA. Es un disparo al corazón de las economías familiares. Es un apunte contable dudoso en su haber como una mala hipoteca. No puede contabilizarse como ganancia la aceptación de las recomendaciones, -¿puede llamarse recomendación a una exigencia legal?- contenidas en las auditorias de la Cámara de Cuentas de 2010, 2011 y 2013, a pasar por alto las irregularidades contables y administrativas municipales sin preguntar quién, qué, cómo, dónde, cuándo y por qué y a la renuncia a la fiscalización que constituía el eje político de su concurrencia a las elecciones locales pasadas.

Hay aspectos de este acuerdo, ante y sobre todo un acuerdo para la impunidad, desalentadores para el esfuerzo terrible que se exigirá a los vecinos y enjenadores de cualquier apoyo futuro. Se presentan como formidables logros que justificarían cualquier cesión y no llegan ni al cumplimiento de legalidad. Se apoya en la ingeniería contable y financiera que engrosa cada año el agujero económico municipal, hoy y solo hoy de 200 millones de euros, que ha caracterizado los presupuestos municipales. Se aceptan ahorros y financiaciones mínimas que no tocan el tuétano de las cuentas, se propone  un aumento del empleo público irrisorio enunciado mediante porcentajes de porcentajes o conceptos presupuestarios que la Secretaria del Ministerio y el Tesorero Municipal califican de entrada como “disparatadas previsiones de ingresos”.

'Ya tenemos plan'. Foto: David Estrada (Teniente de Alcalde)  @DavidEstradab

No hay ningún motivo para la alegría. Al parecer, gana Aranjuez Ahora. Al menos es la impresión que quiere transmitirse sobre el pape que lo soporta todo, y consigue parar a la derecha; ese argumento manido que sale a relucir cada vez que el PSOE ve que pueden levantarse las alfombras. A cambio, claro está, de deshacer los restos de una alternativa creíble en la defensa de la democracia local. Ganan  quienes casi siempre ganan: las redes clientelares de toda laya a las que son tan proclives los gremios políticos de esta ciudad, los representantes públicos que son representantes de los intereses personales en primer lugar, los gestores del saqueo y la costumbre inveterada de pasarse por el arco del triunfo las leyes que garantizan el control y el empleo  honesto de los recursos del ciudadano.

A la contra pierden quienes siempre pierden: los vecinos sometidos a la algarabía de los clientes políticos y las familias de Aranjuez sometidas a un esfuerzo económico  brutal durante 17 años si las desviaciones presupuestarias que anuncian las proyecciones económicas no implican u otro plan de ajuste a corto plazo o la intervención plena a medio tiempo. Pero sobre todo, pierde Aranjuez Ahora que ha dejado de ser la alternativa creíble de los municipios del cambio (que resonancia estrafalaria tiene hoy ese concepto) y ha subordinado a sus 4000 electores al grito tribal de -¡Que viene la derecha!- dejándolos a la intemperie para los restos. Cuesta un siglo ganar la confianza pero es notorio que se pierde en menos de lo que se firma un folio en blanco. Buena suerte.

martes, 5 de septiembre de 2017

Ante todo ya veremos.

Las auténticas consecuencias del Plan de Ajuste está aún por llegar. El escenario que dibuja y que aceptarán los representantes políticos, puede que hasta Aranjuez Ahora incluido mediante la abstención de algunos de sus miembros, no son más que líneas maestras de lo que se avecina. Lo anuncian las proyecciones presupuestarias elaboradas por los empleados públicos por encargo del Gobierno local y a partir de las imposiciones del Plan de Ajuste. Un ejemplar de estas cifras sobre el desarrollo presupuestario del Ayuntamiento de Aranjuez hasta 2035 fue distribuido a todas las formaciones políticas; lo que descarta aducir su ignorancia como disculpa ante el electorado. 
En las aproximas discusiones plenarias más vale fijarse en las tomas de postura. Mostrarán la proclividad de cada uno a meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos para tapar las desvergüenzas e impudicias protagonizadas en los últimos años por los rectores municipales del Partido Popular o el Partido Socialista que  tanto da que da lo mismo a estas alturas.



Algunas líneas maestra de las cifras dejan entrever lo importante de las proyecciones de presupuesto en los próximos 18 años no por lo que dicen sino por lo que puede deducirse de ellas. 
Primera deducción:Las previsiones de ingresos pueden no cumplirse; y  puede que no se cumplan  ya que superan en mucho la media aritmética de los tres últimos ejercicios que recomendaría cualquier economista; por el contrario, presupuestan un importante incremento de los impuestos directos cercano al 35 por ciento. 
Segunda deducción: Los gastos pueden crecer en una cuantía indeterminada: por sentencias judiciales desconocidas, por la nula contención de los gastos salariales, por aumento del Remanente Negativo de Tesorería, (Para entendernos, la cantidad mínima necesaria para abrir las puertas municipales), que alcanzó en 2016 un crecimiento medio del 46% . 
Tercera deducción: cualquier causa en esta situación volátil y frágil y a tan largo plazo puede ser el detonante para un nuevo plan de ajuste de consecuencias desconocidas y con alcances imprevisibles sobre los recursos de los vecinos.

Hay, sin embargo, un alto valor estratégico para los partidos firmantes. Lanza la deuda hacia adelante para comenzar a saldarla a mediados de ese período de 17 años. Para entonces, ya puede venir el Ministerio con todas sus legiones. El otro objetivo es de carácter táctico patrimonio exclusivo del Partido Socialista: eliminar presión presupuestaria en las últimos dos años de su mandato municipal para no enajenarse el fervor del respetable y diseñar los presupuestos de 2019 para condicionar y crear dificultades de ingreso y gasto al gobierno de la Corporación nacido de esas elecciones locales. Ahora vayan a reirle las gracias sobre la transparencia, la objetividad y el interés supremo de nuestra colectividad por encima de otras consideraciones  y no se cuantas estupideces más que  se propalan por todos los medios. 

En ese año, los presupuestos proyectados por el Partido Socialista iniciaran el pago de los intereses de la deuda local por todos los conceptos y la subida del incremento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), Tasas y Precios Públicos. Todo ello tendrá un brutal impacto sobre las economías familiares, la desaparición de las exenciones fiscales y otras medidas presupuestarias aunque el alcance temporal tan dilatados  impidan precisar al detalle todas las circunstancias que puedan ocurrir. 

Una cosa es cierta y notable: lo real de los importes morosos hasta ahora con la venia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid o de la Sala del Supremo. Cerca de 17 millones a Liberbank, (una de las consecuencias de la absorción de los balances de SAVIA), Otros tanto por sentencias judiciales adversas mas sus intereses entre las que se incluye  el pago por la demanda de la empresas recogedora de residuos urbanos. Todo se aplaza para el día siguiente a la convocatoria de Elecciones Locales. 
Pasado ese período de gracia que se autoasigna el Partido Socialista, demora tras demora, inacción tras inaccion para aplazar lo inevitable, es cuando comenzará la situación jodida de verdad para los ciudadanos que ya soportan una deuda per capita cercana a los 4.00 euros. 
Con una economía en declive, la alta incidencia del desempleo o el empleo temporal y precario con salarios risibles, las altas tasas de ingresos en negro y un comercio exhausto vamos a necesitar o grandes dosis de suerte, gobiernos responsables o que el tiempo lo cure todo. Más bien yo les deseo muy buena suerte.